No hay tregua en Imola: avería de Verstappen y susto para Leclerc

No hay un momento de respiro en este Mundial 2021, donde ni los más preparados pueden permitirse un despiste. Max Verstappen y Charles Leclerc no se libraron de los sobresaltos durante la segunda sesión libre del GP de Emilia Romaña, liderada de nuevo por los Mercedes. El fallo en la transmisión del Red Bull, cuando aún no se habían cumplido cinco minutos, y la salida de pista del monegasco, justo antes de la bandera a cuadros, animaron de lo lindo el viernes en Imola.

Valtteri Bottas (1.15:551) aventajó en una sola centésima a Lewis Hamilton, confirmando las notables sensaciones de la mañana. Pierre Gasly, propulsado por la ferocidad del motor Honda, cedió sólo 78 milésimas, justo por delante de Carlos Sainz (1:15.834), un segundo más rápido que en la sesión matinal. Quien no pudo mejorar fue Fernando Alonso, decimotercero, aunque sea pronto para establecer conclusiones definitivas sobre Alpine, que debería jugar aquí en la misma liga de McLaren o Aston Martin.

Sin embargo, la realidad en Imola oscila como el viento racheado. Y ahí tienen a Verstappen para dejar constancia. Tras su avería en la transmisión, el líder de Red Bull desfiló ofuscadísimo a través del paddock, mientras Christian Horner, su jefe, intentaba ofrecer explicaciones a la prensa: “Seguimos revisando todas las piezas, pero parece que ha fallado la caja de cambios”, admitió el británico. Tampoco se le quedó buena cara en el muro a Mattia Binotto porque nadie podía esperar el error de Leclerc a dos minutos para el final. El sobreviraje en Rivazza 2, la curva que da acceso a la recta de meta, hizo perder el control al monegasco, que destrozó la parte delantera de su monoplaza contra las barreras. “Lo siento, chicos”, balcuceó antes de quitarse el casco.

Leave a Reply

Your email address will not be published.