Pogacar se exhibe en la Liega y amarga el 41 cumpleaños de Valverde

El esloveno se anota la clásica más antigua y supera en el sprint a Alaphilippe y a Valverde, que asumió la responsabilidad de la llegada

La ‘Doyenne’ es para tipos con callo. La serie interminable de 11 ascensiones por los angostos senderos de Valonia castigan articulaciones y bloquean neuronas. Un infierno para novatos, un calvario para expertos. La Lieja-Bastoña-Lieja sólo se encuentra al alcance de superdotados, como Tadej Pogacar, que este domingo inscribió su nombre como triunfador de la 107 edición de la carrera más antigua, el tercer Monumento de esta temporada de clásicas. Enorme este esloveno, devorador de registros y pronósticos. Un escalador de tronío que supera a un velocista como Julian Alaphilippe y que amarga el 41 cumpleaños del irrepetible Alejandro Valverde.

El último ganador del Tour de Francia exhibió una astucia y una ambición propia de los elegidos. En el sprint en el Boulevard d’Avroy de Lieja jugó sus cartas con maestría. Se colocó en la cola del selecto grupo de fugados, donde Valverde asumió el mando, con Alaphilippe, Gaudu y Woods controlando a distancia las maniobras del español. Valverde no controló la distancia y aceleró a falta de 500 metros, demasiado pronto. Parecía una repetición de Mundial de Insbruck. Pero en esta ocasión estaba Alaphilippe, pletórico por su victoria en la Flecha Valona. Apretó el francés y tras él saltó Pogacar. El galo tampoco dosificó sus esfuerzos y por detrás, con una potencia descomunal, apareció el campeón del UAE. Otra exhibición del nuevo referente del ciclismo mundial.

Un triunfo que recompensó el excelente trabajo realizado por el esloveno en la última clásica de la primavera. La Decana, con sus 259 kilómetros de recorrido, se decidió, como no podía ser de otra forma, en el tramo final, con las subidas a La Redoute y a Roche-aux-Faucons, esta última a sólo 14 de la llegada de la idustrial Lieja. Los fugados (Marczynski, Huys, Paasschens, Rota, Vliegen, Chernetskii y Van Poucke) fueron neutralizados después de más de 200 kilómetros de aventura por el empuje de Ineos, que intentó descolgar a Alaphilippe.

Leave a Reply

Your email address will not be published.